Siguen pasando los años

8 05 2017

No sé cuánto tiempo hace que no escribo, pero necesitaba de este espacio hoy para expresar mis sentimientos. Creo que por eso tenía este blog, que (por cierto) cumple muy en breve nueve años.
La vida me alejó de este espacio. Arquitectura, la verdad, es que me alejó de todo.

En los años de carrera he vivido mil cosas, momentos geniales, en los que me he venido muy arriba; y momentos muy duros, en los que he decidido, por un momento, dejarlo todo atrás y abandonar. Porque he estado cansada, deprimida, triste, y triste porque lo que siempre he querido me hacía sentir tan miserable. He comprendido de qué se trata irte a dormir triste y volver a despertar exactamente igual.

Echo de menos a mi familia, a mis tíos y primos, mi hermana y mis sobrinos que veo tan poco, y a mis amigos, lejos o cerca, que no puedo visitar tan a menudo como me gustaría. A mi pareja, a la que disfruto muy poco. Echo de menos, también, tener tiempo para mí, para disfrutar de mis ratos, de mis libros, de mis cosas, y no tener remordimientos si lo hago.
Y un día más, sigo aquí, luchando por lo que quiero, por último con días no muy buenos, pero gracias a los que tanto echo de menos, que veo tan poco, pero me hacen tan feliz, he podido salir adelante. Ellos han sido de una ayuda increíble.
Mis padres, que me aguantan todo; mi abuela, que me habla mimosa y orgullosa por teléfono; mis amigos, que siempre tienen un “¿qué tal?” en el whatsapp, una llamada inesperada, un mensaje de apoyo; y él, que tiene una sonrisa infinita acompañado de un “todo saldrá bien” en sus labios.

No saben lo infinitamente agradecida que me siento a todos y cada uno de ellos, a todos, incluso a los que ya no están por circunstancias de la vida, pero que me aguantaron mucho, y mucho tiempo. Ojalá pudiese expresar mejor los sentimientos que me salen del pecho ahora mismo, ojalá mis palabras fuesen más bonitas, más románticas… Porque todos ellos se merecen mínimo eso.

Gracias, porque aún el camino es largo, pero has permanecido todo este tiempo a mi lado y aún me apoyas para lo que me queda.

Anuncios




Vídeos breves de los jueves!

4 03 2016

Como ya les decía, cada jueves y domingo iba a subir vídeos a mi nuevo canal, y en mi primera semana como Youtuber no podía faltar a mi palabra.

Aquí les dejo mi segundo vídeo y el primero de la sección “Vídeos breves de los jueves”!
En este caso, hablaré de los correctores de colores, que siempre me preguntan que si no se me queda la cara verde. Pues ahí les dejo la explicación.

 

Un suscriptor y un like más no me vendría de más, la verdad, jeje.

Gracias y miles de besos y abrazos.





Youtuber.

29 02 2016

Ahora sí puedo decir que soy Youtuber, no es gran cosa, sólo tengo un vídeo, pero me hace mucha ilusión ver las 87 visualizaciones que tenía la última vez que entré en Mi Canal.
Seguro que la mitad es de mi familia, pero sólo el hecho de saber que hay unas cuantas personas que se han reído de mí haciendo el tonto, me hace feliz, porque esa era la cuestión.
Ustedes lo pueden ver aquí:

 

Muchas gracias y sean felices =)





Hola!

26 02 2016

Ya sé que he dejado esto aparcado, pero la universidad me absorbe por momentos y por años, cada vez peor.
Tengo la suerte, o la desgracia, de que en este semestre tengo muchas menos asignaturas que en otros años, y aquí viene una NOTICIA que creo que les va a gustar.
Me hago Youtuber. Y creo que HOY subo mi primer vídeo.
Sí, llevo años siendo blogger de  Menos es mas y lo intenté de otra forma con Rubor Canario y ahora quiero cambiar a algo diferente, que me da tremenda vergüenza, pero que me hace super feliz. Además, me abre como persona, y me ayuda a no ser tan tímida. Aunque lo paso fatal a la hora de publicar.
Este blog lo voy a tener como complemento al canal, subiendo más cosas que te interesan con mi lucha social contra los estereotipos de mujer (TODOS LOS ESTEREOTIPOS) y contra las tiendas de moda que no hacen más que jugar con nuestros sentimientos.

Todo esto y más tanto aquí como en Maravídeos. Los espero =)





Tallas grandes.

16 04 2014

Lo primero que quiero aclarar es que, como habrán podido ver en fotos o, los que me conocen, en persona, no soy en absoluto delgada, pero tampoco llego al límite de tener algún problema cardiovascular, o diabetes, colesterol, triglicéridos… Quizá la tensión algo alta, pero debido a que mi carrera me impide poco tiempo libre para hacer otras actividades más saludables, que estar todo el día con el Autocad frente al ordenador. O sea, que me viene por el sedentarismo y no por cualquier otra cuestión.

En fin, al caso, tallas grandes.

Cuando hablo de tallas grandes, hablo a partir de la talla 48. 48 Real, puesto que hay tiendas (que no nombraré) que dicen tener talla 48, pero son iguales o más pequeñas que tallas 44 en otras (que tampoco nombraré).

En primer lugar, son dificilísimas de encontrar y, si las encuentran, los precios son altísimos para la calidad que tienen, es decir, que la relación calidad-precio es muy, muy, muy mala. Además de que dichas prendas no son demasiado atractivas, al menos para mi gusto. Sinceramente, las considero para abuelas y para andar por casa. O simplemente no realzan las curvas de una mujer, sino que las esconden, parecen batamantas para ocultar la mujer que hay debajo. 

Porque somos eso MUJERES. Con curvas, grandes, y por ello no nos tenemos que esconder bajo mantos de flores.

¿Por qué? Sinceramente no entiendo que tengamos que escondernos bajo nada y por nadie.

Porque ser sexy o sensual no es sólo tener un cuerpo actualmente considerado escultórico, donde una mujer, cuanta menos carne tiene, mejor. Que sí, que está muy bien y Olé por ellas y su metabolismo, pero las demás no somos menos. Las demás podemos ser iguales de sexys y sensuales, lo que estamos acostumbradas a menospreciarnos a nosotras mismas por no ser un canon, y quizá por ello no nos consideramos como tal. La verdad es que ser sexy o sensual es la seguridad en una misma. 

Y no se puede luchar con lo que la sociedad nos impone, porque es como un virus que se queda en cada una de las personas, y sé que sólo soy un granito de arena, pero sin cada grano de arena, no habría playas. Yo exigiría a la sociedad que dejase de meter esas cosas en la cabeza, que hicieran tallas para todas y que nos quedasen bien (porque esa es otra, hacen tallas grandes para que a una mujer delgada le quede suelta y no para que quede bien a una mujer más grande), y muchas cosas más que, probablemente, no podrán suceder.

Por ahora, yo lo que les pido es:

Quiérete y serás más bella y más sexy que cualquier otra mujer que jamás hayas conocido. 





Feliz cumpleaños, pequeño.

25 03 2014

Buenas noches, pequeño…^^
Son las 00:00 del 25 de Marzo de 2014, tu 24 cumpleaños…
Hace ya dos años que te di aquél regalo que pareció gustarte tanto en las escaleras bajo mi casa, ¿te acuerdas?
Debió gustarte pues, dos años después, tienes la cajita aún en tu habitación.
Hoy tu regalo es estar conmigo, es que disfrutes el ratito que te voy a poder dedicar, es hacerte feliz otro día más…
Quiero hacerte feliz en cada cumpleaños que pasemos juntos, te lo daré todo o más en cada uno de ellos, al igual que te lo doy cada día.
Pero hoy tú eres el protagonista. MI protagonista.
Te quiero, más que a nada y nadie en el mundo, y no puedo estar más orgullosa del hombre en el que te has convertido.
Aquél que me enseña algo nuevo y que me hace sentir algo más cada día.
No tengo más palabras… pues ya sabes lo que eres para mí… 
Mi todo.
Felicidades, mi vida.





Suerte.

12 03 2014

A ver, gente.
Olvídate, que eso de “sueldo fijo”, “trabajo fijo”, ya no existe.
Olvídate de que un día por la mañana, te despertarás, y tendrás un empleo, o cualquier otra cosa que hacer, porque no. No lo tendrás ahí.
Casi ni lo tendrás si sales de casa un día y te pones a echar currículum donde caiga.
Ni tampoco tendrás una paguita que te dará el estado, porque eso ya está al caer.

Nop, ya no es así, y la gente no se entera. No hay nada, búscate la vida. Pero no le pidas al mundo algo que no tiene, algo que por mala gestión, o como quieras llamarlo, ya no existe.

Es hora de que nos levantemos por la mañana y busquemos la suerte, porque al fin y al cabo, la suerte no es un trébol de cuatro hojas, sino una actitud.