Una velada especial… segunda y última parte.

31 03 2009

Relato escrito por: Heriberto Arias Morales.

Una Velada Especial, segunda parte:

  Los espacios reducidos son especialmente reconfortantes cuando la combinación de los colores es la adecuada. Además, aquel sitio tenía una esmerada decoración, la mente se pierde cuando te recreas en los hermosos bodegones de estupendas frutas escogidas de entre lo mejor de la imaginación del artista y entre el que cuelga ligeramente ladeado a la izquierda donde se cuelga un jabalí asado para unos comensales que esperan pacientemente sobre el verde manto que se extiende por el prado. ¿Dónde habrá viajado el artista que encontró tan bello paraje?
  Has decidido esperar un poco antes de pedir nada. Creo que comenzar con Martini es lo apropiado para romper un poco el hielo, esa bebida la probaste por primera vez cuando por descuido tu padre dejó la botella a tu alcance cuando tenías doce años. La curiosidad fue mayor, como siempre, que cualquier principio de cordura, ¿aún recuerdas como se deslizó aquel líquido magmático? ¡Porque aquello quemaba, caramba! Esa fue la mejor explicación que encontraste cuando se lo comentaste a las amigas el día siguiente, con la resaca a cuestas, la boca de ellas caían cuando le explicabas sus efectos, bueno todas menos Magda que ya sabía de lo que hablabas.
  Por unos momentos saliste de aquella sala y te refugiaste en recuerdos, se te notaba nerviosa y aunque atendías cuando hablabas el semblante denotaba ausencia.
  De momento lo único que se mueve son los ojos, buscando aquí y allí algo que sé definir, pero me niego a creer que sea algún tipo de impaciencia.
  Cuando he vertido el vino en la copa ha sido un momento de especial recuerdo para mí, creo que ya no lo podré olvidar nunca, cuando lo he decantado y ha rebotado hacia arriba he visto tu belleza en todas y cada una de las gotas que salpicaban el hermoso cristal. Luego cuando lo has catado ¡Dios! qué espasmo ha recorrido mi cuerpo, parecía que todo él se retorcía de placer, pues la bocanada de vida ha sido el éxtasis.
  Has acabado con las barritas de zanahoria y puerro que se han servido con el vino del que pronto comenzarás la segunda copa, estoy muy atento a tus deseos. Demasiado fresco y con un sólo gesto tuyo la ventana se ha cerrado. 
Ahora has podido quitarte la chaqueta y has dejado que contemplemos como la elegancia adquiere significado contigo. La hermosa ristra de perlas que pende de tu cuello y junto a una hermosa pulsera son un complemento perfecto, y desde luego lo que nunca escaparía a la vista de cualquier persona con la que te cruzaras es la elegancia con la que vistes, hay un gusto exquisito en la combinación, y seguro que en ella hay invertidas muchas horas de detenida observación para ser elegidas.
  De repente ha emergido otra vez tu sonrisa, el lugar se ha iluminado como nunca antes había visto. Te has puesto en pie, no sé cómo, quizás levites, no lo sé. Si tus ojos brillaban antes, ahora son dos luceros (quizá era esa la palabra que antes buscaba, “luceros”) que se han prendido y sus haces iluminan el camino de la persona que acaba de entrar, casi te ha faltado tiempo para rodearle con tus largos brazos. Llevando tacones y al  ser él bastante más alto has tenido que ponerte de puntillas para besar sus mejillas. Con cuánta entrega y dulzura le has mirado y le has abrazado después, le has cogido de la mano y le has mostrado el camino hasta la mesa que hace sólo unos instantes ocupábamos los dos solos.
  He tenido suerte, pues al pasar junto a mí he podido ver gran parte de esa felicidad que derrochas y quizás por última vez he llegado a percibir el suave aroma de tu perfume.
  Cuando la velada acabó y te giraste para darme la propina, de tu sonrisa quedé suficientemente pagado. Sueño ya con el día de mañana en el que aparezca una nueva aventura para mí, seguro.

                                                                               





Una Velada Especial, primera parte.

25 03 2009

Relato escrito por: Heriberto Arias Morales.

Una Velada Especial…

     Sin duda tender mi mano y ver cómo la tuya asía con fuerza la mía para ayudarte a subir los últimos escalones ha sido lo mejor que me ha pasado hoy. ¡Cuánta elegancia!, el modo en como avanzas con ese caminar, con ese garbo, me hace renacer y olvidar el cansancio que a esta hora del día ya se siente. He tenido mucha delicadeza al ofrecerte sentar junto a la ventana. Sé que te gusta, lo noto, este restaurante pasa por ser de los mejores de Las Palmas. La vista sibre las Canteras, la mejor playa del mundo (según quienes la han disfrutado), es espléndida, está bien iluminada y la arena parece querer reflejar los rayos de las enormes torretas de luz artificial, aunque se advierte la figura de una piragua con la estela de pequeñas olas que va dejando tras de ella. Hay mucha gente que transita a buen ritmo aunque sea sábado y en realidad no se tenga prisa. Así y todo no es el caminar de la ciudad a primera hora de los lunes ni mucho menos en lo que al deambular por las zonas céntricas se refiere. La vista desde el ventanal no descansa y ahora se ve un chiquillo corriendo por la arena intentando subir a un tobogán, una y otra vez, y su madre detrás como una loca. Ahora una pareja de novios acaramelados, ella absolutamente dedicada a él, sin extraviar ni un segundo la mirada y él va dando explicaciones de algo con gestos bastantes expresivos. Otra, con más recato, camina junta pero sin rozarse, como dos polos opuestos, pero con gran atracción, con la mirada perdida cada uno en una dirección, pero se puede divisar en su actitud que perderán el control, seguro, si cruzaran sus miradas. Los mayores como siempre, a lo suyo, caminando en cuadrilla como habituaban cuando eran más jóvenes, mirando todo lo que se menea o contonea.
     Tus ojos: ¿cómo podía yo describir tus ojos? ¿Dónde podría yo encontrar una palabra que pudiera decirle a la gente lo que veo yo en ellos? Quizás un enorme libro de bellas palabras la podría encontrar, aunque siempre quedaría corta ante la siguiente y esta última se empequeñecería leída la siguiente. ¿Dónde buscaría entonces? Quizás cruzando el mar y llegando a otra isla encontraría lo que deseo, preguntaría a sus habitantes por su más precioso monumento o el lugar más bello, por el que sientan un mayor orgullo o respeto. Algo, no sé que ha podido ser, te ha hecho iluminar, tus labios se han extendido por tus mejillas protagonizando una espectacular sonrisa, me encanta toda ella, pues produces la sensación de pérdida de papeles total. Me contuve como buenamente pude; se trajo a la colación no sé qué mataperrería de la juventud (relacionada con dos chiquillos que corrían por la acera) alguna de esas en las que no hay perjudicados y sí muchas risas.
     Había algo de calor y la ráfaga de viento que entró al abrir el ventanal hizo mecer tus melosos rizos que al filtrarse el aire entre ellos desprendía un perfume tan ligero que flotabas y te arrastraban en el torbellino que producía, cualquier variación del mismo hacía que tus facciones cambiaran, especialmente atendiendo las exquisiteces que te ofrecía el maître, ahora admiración, ahora intriga o incredulidad, incluso serenidad. No había un rasgo sin definir. Creo que me sentía un poco desplazado al verte atender con tanto fervor, luego cuando has cruzado la mirada conmigo he descubierto que me observas con la intención de que te ayude a escoger con acierto, la complicidad es lo esencial. Lo ideal es pedir comidas suaves para acompañar la velada que nos espera.
    
Ahora has posado tus manos sobre la mesa y han aparecido unos espléndidos dedos largos, adornados con un hermoso anillo de pedida y con una esmerada manicura, siento no ser el mantel que hay bajo ellas, a pesar de tu dulzura para conmigo, también me gustaría saborear el suave tacto de tu piel. Jugueteando con los cubiertos, alineados, se nota el adiestramiento que has recibido por parte de los tuyos, denotas gran firmeza a la par que delicadas maneras….





Aburrimiento.

24 03 2009

Es imposible cómo puede existir una persona tan pequeña. Y cómo se puede querer tanto. Es casi irreal…

Hace poco tuve un primito. Un precioso primito. Se parece mucho a su padre… pero ¿cómo no? él es mucho más guapo.

Mi idea es no ser madre hasta los 27, como temprano. No me veo siendo madre, no sirvo para estar pendiente de un pequeñajo las 24 horas del día… Pero estoy más que segura de que algún día podré llegar a serlo, y seguramente no seré la mejor del mundo, pero intentaré serlo. Intentaré darle una calidad de vida incluso mejor que la mía y darle todo lo que forme parte de mí, ya que él(o ella, o ellos) lo habrá sido por 9 meses.

Creo que lo peor de todo será el parto, eehm, sí, definitivamente sí.

………………

En parte actualizo por actualizar (este mes no he actualizado más de 6 veces -.-“) y ya que estoy sin hacer nada, pues lo hago.
Se supone que debería estar estudiando matemáticas… Pero paso. Iba a suspender igualmente. Ya se verá en el global del próximo trimestre.
Ya se verá el cambio de notas el próximo trimestre, hasta entonces se dijo.

……………

Estoy viendo que lo que una vez me dijo tiene sentido. Cada movimiento, su consecuencia… Pensaba que sólo a mi me pasaría y que los demás tendrían suerte, pero resultó no ser así.
¿Me alegro? No. Para nada, no es un mal que le desee a nadie, incluyendo a las personas que se lo tengan más merecido incluso que yo. Espero que te vaya bien y todo, fíjate…

…………..

Siento que esto cada vez va a mejor, me gusta…

…………..

Sábado, al fin, playa. Me hace falta ya, la verdad. Mi tono de piel que se supone que es moreno se ha vuelto amarillento, y no me hace nada de gracia.
Hmm playa… Eso significa que el Verano (El Preciado y Bello Verano, sí, todo con mayúsculas) se está acercando. Ya era hora.

 

Sin nada más de lo que hablar, y ya que me he desaburrido un rato… Me despido.

¡Hasta Pronto!





Feliz día.

19 03 2009

Bueno, pues creo que te mereces una bonita entrada al blog.

Gracias por ser quien eres y por enseñarme a ser quien hoy en día soy. Gracias por enseñarme a aprender de mis errores y de dejar que los cometa, aunque siempre me has advertido de que lo que estoy haciendo no está del todo bien cuando lo has pensado… Al final, has tenido siempre la razón.

Te Quiero, Papá.





Relato corto

14 03 2009

Contaba una a una las gotas que caían al recipiente…  daba la casualidad de que sus lágrimas y los latidos de su corazón corrían al mismo tiempo… Lenta e intensamente. Además, los recuerdos le invadían en imágenes, como fotos. Fotos que quedaban en el baúl que está en lo más profundo de aquél corazón, sí, el mismo que latía al mismo tiempo que la gotera llenaba el recipiente. Inundándose en cada uno de los segundos, ahogándose en su mismo sentimiento. Sentimientos que se quedan en las fotos que van para el baúl… su vida en imágenes le causaba dolor, que hacía que recorrieran las lágrimas por sus mejillas…  en las cuales todavía se encontraban restos de felicidad que poco a poco sus manos borraba junto con aquellas lágrimas producidas por el dolor de sus recuerdos. Aquellas manos habían pasado años construyendo historias, mitos. Mitos que acabaron formando parte de su vida, destruyéndola, ahogándole en recuerdos que hacía que los latidos de su corazón fueran más lentos e intensos a cada instante…





Dos…

6 03 2009

Sí, dos…

Y es Que no tengo nada más Que decirte o explicarte. Y sí, tú para mí eres Lol… Porque jamás imaginé sentir esto, porque jamás imaginé tenerte a ti como algo más que un amigo.

Seguramente estarás aburridísimo de Que te lo diga… Pero… Te quiero. Y ya sabes que no me cansaré de decírtelo^^…





Carnaval ’09

4 03 2009

¡Qué poca publicidad haré de estas fiestas de mi ciudad! Y mira que este año, más que otros, se la merecen.

Este año, el Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, iba de piratas.

De entrada, el escenario me pareció precioso.

maqueta2009escenario

Esto es simplemente la maqueta, y ya parece bonita. No pueden imaginarlo a tamaño real. Menos mal que este año se lo han currado algo más, realmente el escenario del año pasado parecía de una obra de teatro más que el de un Carnaval.

La verdad es que este año sólo he ido a la cabalgata. Pero, en general, he escuchado que las murgas no han estado tan bien como otros años, excepto dos o tres. Lo que si me han dicho que han estado pésimas son las comparsas. Ese cambio tan radical no me gusta. Antes las comparsas gustaba verlas, porque iban casi cronometradas, y eran divertidas y muy bonitas; gustaban también sus trajes brillantes, que no llevaban abundante, pero ahora casi no llevan ropa.

Tampoco me gusta la idea de que hayan quitado de la Gran Cabalgata las comparsas y las murgas. Ahora sólo están las carrozas, reinas y damas de honor (Reina del Carnaval y Gran Dama, porque la infantil va a la Cabalgata especial de niños) y el Drag Queen. Además de algunos grupos de publicidad (Que eso no está mal, ya que hacen publicidad de anticonceptivos, de ayuda a discapacitados, o a mundos tercermundistas, o cosas así)…

La Gran Cabalgata, en definitiva, se ha convertido en un “Mogollón” a lo grande. Aunque, si vas a lo tuyo, te lo pasas muy bien, como yo.  Los mogollones también he escuchado que no han sido con mucho mal rollo y que han estado, siempre dentro de lo que cabe, algo más tranquilos. Digo dentro de lo que cabe porque nunca serán tranquilos. Siempre estarán los cuatro o cinco niñatos de turno que, como siempre, la “armarán” para llamar la atención.

Del entierro de la sardina sólo gocé los fuegos, que no fue poco. Estuvieron bastante bonitos, y la gente abundaba en el paseo y en la playa de las Canteras. 10 minutos de casi silencio, con mil personas (como muy poco) mirando el cielo contemplando los fuegos artificiales. Estuvo genial. 

Esa noche el escenario fue visitado por Craig David, Alex Ubago, Beatriz Luengo, Nena Daconte y algunos artistas más. El parque de Santa Catalina esa noche estaba a rebosar. yo preferí quedarme dando una vuelta en la playa después de los fuegos.

Bueno, y ahora, despedimos el Carnaval hasta el año que viene. 

Y yo me despido de vosotros hasta pronto^^.