Inspiración

16 09 2011

Y mis dedos dibujaban arcos en tu piel mientras tú buscabas aquello que faltaba.
El puzzle era perfecto, pieza a pieza, cuyas formas daban lugar a algo mágico que hacía que fuera hacia otro mundo… Tal vez…
O quizá estuviera en este mismo pero en esa otra cuarta dimensión de la que tanto se habla. Juraría que es ahí a donde me llevas cuando se entrelaza cada parte de mi cuerpo con cada parte del tuyo.