Delirios.

25 07 2013

Cánticos de hojalata trotando sobre el asfalto, silencios dormidos que respiran suavemente.

No sé tú, pero yo llevo rato sin dormir escuchando el latido de tu corazón. Es un do sostenido en mi sonrisa.

He descubierto que yo soy solamente viento y tú esas gotas que proceden del mar para convertirme en brisa.

Eres para mí ese rayo de luz en el atardecer, ese que se interpone entre las nubes cuando no quieren que se vea el sol. 

No se tú, pero yo hace rato me quedé dormida con el silencio de tu voz.

Anuncios