Siguen pasando los años

8 05 2017

No sé cuánto tiempo hace que no escribo, pero necesitaba de este espacio hoy para expresar mis sentimientos. Creo que por eso tenía este blog, que (por cierto) cumple muy en breve nueve años.
La vida me alejó de este espacio. Arquitectura, la verdad, es que me alejó de todo.

En los años de carrera he vivido mil cosas, momentos geniales, en los que me he venido muy arriba; y momentos muy duros, en los que he decidido, por un momento, dejarlo todo atrás y abandonar. Porque he estado cansada, deprimida, triste, y triste porque lo que siempre he querido me hacía sentir tan miserable. He comprendido de qué se trata irte a dormir triste y volver a despertar exactamente igual.

Echo de menos a mi familia, a mis tíos y primos, mi hermana y mis sobrinos que veo tan poco, y a mis amigos, lejos o cerca, que no puedo visitar tan a menudo como me gustaría. A mi pareja, a la que disfruto muy poco. Echo de menos, también, tener tiempo para mí, para disfrutar de mis ratos, de mis libros, de mis cosas, y no tener remordimientos si lo hago.
Y un día más, sigo aquí, luchando por lo que quiero, por último con días no muy buenos, pero gracias a los que tanto echo de menos, que veo tan poco, pero me hacen tan feliz, he podido salir adelante. Ellos han sido de una ayuda increíble.
Mis padres, que me aguantan todo; mi abuela, que me habla mimosa y orgullosa por teléfono; mis amigos, que siempre tienen un “¿qué tal?” en el whatsapp, una llamada inesperada, un mensaje de apoyo; y él, que tiene una sonrisa infinita acompañado de un “todo saldrá bien” en sus labios.

No saben lo infinitamente agradecida que me siento a todos y cada uno de ellos, a todos, incluso a los que ya no están por circunstancias de la vida, pero que me aguantaron mucho, y mucho tiempo. Ojalá pudiese expresar mejor los sentimientos que me salen del pecho ahora mismo, ojalá mis palabras fuesen más bonitas, más románticas… Porque todos ellos se merecen mínimo eso.

Gracias, porque aún el camino es largo, pero has permanecido todo este tiempo a mi lado y aún me apoyas para lo que me queda.

Anuncios




Mucho más.

13 12 2011

¿Sabéis?

Nunca creí que volvieran a hacerme llorar de felicidad y a hacerme sentir de esta manera, pues creí no merecerlo.

Y de repente llega él, con su infinita sonrisa, con sus suaves labios, con ese brillo tan especial en los ojos y con esa manera de hablar que me hace reír tanto.

Y lo mejor es que es mutuo (o eso cuenta), que yo suspiro y él también, que yo duermo pensando en él y él en mí, y que no quiere cambiar lo que tenemos por nada del mundo… Y yo tampoco…

Y lo que tenemos es pequeñito, pero es lo más bonito que me ha pasado en mucho tiempo.

“Está todo tan bien que me parece hasta raro, parece que va a pasar algo malo”, le dije a Jhóselin no hace mucho… Y ella me contestó que no, que ya había pasado, que ya está, que todo acabó.

Y me encantan todas estas nuevas sensaciones, todo es nuevo para mí otra vez… Estoy… sí, ilusionada.

Bueh, solamente quería expresar cómo me siento justo ahora.

Y con la sonrisa más grande del mundo me voy a la cama. Buenas noches.





Estaba inspirada anoche, no sé por qué.

16 11 2011

“-Te adoro-, le susurró al oído… y ella quedó sin palabras.
Sentía que el corazón se le llenaba por todos los vacíos que éste tenía; sentía esas mariposas de las que tanto se habla y con tanta intensidad, que parecía que apenas podía respirar, sólo lo más que suficiente para seguir viviendo …
¿Y las sonrisas? Las sonrisas que se dibujaban en su cara lo hacían sin consentimiento, aparecían por arte de magia. Y le gustaba esa sensación.
Hacía tiempo que ella no se sentía así, y tenía miedo, le asustaba, pero le vencían las ganas de adorarlo a él tanto como él a ella.”

<3…





Erase una vez…

13 11 2011

Una vez sentí cosas muy bonitas.

Empecé con ilusiones, y acabé sintiendo verdadero amor.

Llegué a sentir que yo no era yo sin la otra persona, sentía que formaba parte de mí y que el mundo jamás podría arrebatarme algo así. Viví durante mucho tiempo en un cuento de hadas.
Pero un día el cuento se acabó y tuve que aprender a vivir sin ello. Y aprendí, he aprendido a vivir sin él.
Pero tengo miedo de que vuelva a pasar.

Soy buena, soy de corazón frágil. Y ahora tengo miedo a que vuelva a suceder. A que me dejen de querer otra vez.

Tengo miedo a enamorarme.

Sería maravilloso volver a sentir esas cosas… pero tengo miedo de que me las arrebaten, como ya me pasó una vez.

 

Y éstos son mis dilemas a las 3 y media de la mañana de un sábado cualquiera.
Hasta pronto.





Muerte en Hawaii.

9 11 2011

No sé si se los había dicho. Pero vivo enamorada del grupo “Calle 13”.

Me encanta la  crítica al mundo que tienen sus canciones, las verdades que dicen sin cortarse un pelo, sus rimas… no tengo ni palabras para describirlas ya que pueden sacar una frase con dos palabras que ni siquiera podrías imaginar que podrían caber en la misma.

Y por último escucho mucho esta canción, casi puedo dejar de escucharla. Será el ritmo o algo, que me pone de buen humor. El título es “Muerte en Hawaii”.

Tengo que decirles que, lamentablemente, no me siento totalmente identificada con ella, no estoy enamorada, pero sí es verdad que hay alguien que saca lo mejor de mí. Y ellos saben quiénes son, y saben que haría casi todo por ellos.





Relato de aburrimiento

4 11 2011

Y cuando sus labios rozaban los de ella, temblaba, me lo prometió. Sentía que el Sol se abría paso en el cielo entre tantas nubes, que que el mundo era un lugar más tranquilo si estaba él.
Inspiraba eso, exactamente, esa era la palabra que buscaba: tranquilidad.
Y cuando sus besos recorrieron su cuello… Sintió esas cosquillas que le hacen sonreír de manera especial. Hacía tiempo que no la veía así. Él sonreía, ella también… Se les veía bien juntos. Y no me acerqué para no estorbar en la burbuja en la que vivían en aquél instante.
Una burbuja limpia y cristalina.





Lo que tanto esperabas.

22 10 2011

Hacía tiempo que andabas pidiéndomelo. Y hace tiempo decidí hacerlo hoy.

¿Qué mejor que dedicarte  una entrada en mi blog el mismo día de tu cumpleaños?

Nos empezamos a conocer bien hace un año, y qué año. Has estado en muy malos momentos de mi vida. Y también en un montones buenos. Eres aquél que me sale llamar cuando estoy jodida y cuando estoy eternamente feliz, sé que vas a estar ahí, que me vas a escuchar y que no me juzgarás. Así como el mejor amigo mío que eres (O uno de ellos). Estaré aquí de igual manera. Aunque a veces parezca que pase un poco de ti… nunca ha sido así, te lo aseguro.

¡Felicidades!

Deseo que cumplas muchos más, y que yo esté ahí para ver cómo los cumples. Deseo que no solamente seas feliz hoy, sino el máximo número de días que puedas. Porque te lo mereces.

Un besito, mi niño^^.